El grupo papelero Unipapel logró un beneficio neto en los primeros nueve meses del año de 7,8 millones de euros, cifra el 56,4% inferior a la del mismo periodo de 2006, en el que contabilizó unos extraordinarios procedentes de la venta de los terrenos de una antigua fábrica en Logroño. Según comunicó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la cifra de negocio creció el 8,9%, hasta los 161,7 millones, mientras que el resultado antes de impuestos de las actividades continuadas fue de 11,5 millones, un 55 pro ciento por debajo del registrado en 2006. La compañía destaca que el mercado en España continúa con una demanda sostenida, aunque inferior a la del segundo semestre del año, en el que las elecciones municipales y autonómicas contribuyeron de forma extraordinaria a elevar el consumo de papel. No obstante, Unipapel señala que en los últimos meses el mercado ha sufrido "cierta ralentización". La papelera también prevé una subida de precios del papel, lo que encarecerá sus costes y se traducirá en un incremento de los precios de sus productos.