El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, considera "absolutamente esencial" que los países de la zona euro respeten los principios de disciplina fiscal recogidos en el Pacto de Estabilidad y se ha mostrado satisfecho porque la mayoría lo hace. Asimismo, Trichet ha recordado, durante una conferencia en Bruselas, que el G7 es el foro más adecuado para discutir la cotización de las divisas. El presidente del BCE ha rehusado opinar sobre la actual cotización del euro frente al dólar.
Durante una conferencia en Bruselas, Trichet explicó que la aplicación rigurosa del Pacto es "crucial" para impulsar la cohesión económica de la eurozona y evita, además, que unos países tengan que "pagar por el mal comportamiento" de otros. Preguntado por las dificultades de algunos Gobiernos para cumplir las normas presupuestarias, el presidente de la autoridad monetaria opinó que "es demasiado simplista" decir que "hay una tendencia a no respetar el Pacto". Según Trichet, la mayoría de países de la zona euro han comprendido que el saneamiento presupuestario y la eficiencia en el gasto público va en su propio interés. Reconoció, no obstante, que "existen problemas" en algunos países y recordó, en ese contexto, que el Pacto de Estabilidad también prevé la imposición de sanciones en caso de un incumplimiento reiterado. "No soy pesimista" en este ámbito, dijo Trichet, pues hasta la fecha los socios del euro "han hecho un buen trabajo". Durante su intervención, el presidente del BCE dijo que, además de seguir una estricta disciplina fiscal, la eurozona debe todavía completar el mercado único y avanzar en el proceso de reformas estructurales. Respecto a la percepción de que la introducción de la moneda única trajo consigo un aumento generalizado de los precios, Trichet recalcó que las estadísticas demuestran que desde la puesta en circulación del euro la inflación se ha mantenido "bajo control". Apuntó que los ciudadanos detectan con facilidad los incrementos de precios, pero no se percatan de las bajadas, que también se producen. "El hecho es que hemos logrado nuestro objetivo", destacó Trichet, en alusión al papel del BCE como garante de la estabilidad de precios, aunque apeló a los consumidores para que vigilen con atención las variaciones y actúen en consecuencia. Rechaza comentar la fortaleza del euro frente al dólar