La perspectiva económica para la eurozona apenas ha cambiado en el último mes, señaló el jueves el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, en la rueda de prensa posterior a la reunión del BCE de febrero. Trichet resumió la situación en términos conocidos, diciendo que el crecimiento probablemente seguirá siendo moderado y desigual este año, gracias al creciente desempleo, la reducida inversión y la elevada incertidumbre. La perspectiva para la inflación también sigue siendo cómoda, agregó Trichet.