Las operaciones de crowdlending tienen como resultado el pago de unos intereses para la empresa que se financia y la obtención de una rentabilidad para los inversores particulares que interfieren en el acuerdo.

La tributación de la rentabilidad obtenida actúa como cualquier depósito bancario tradicional. Por tanto, los beneficios de la operación están sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

En el momento de realizar la declaración de la renta es necesario tener en cuenta si los rendimientos o intereses generados de las operaciones de crowdlending son positivos o negativos.

Declaración de las ganancias obtenidas a través de crowdlending

Los intereses devengados en este tipo de inversión alternativa están sujetos a retención fiscal, cuya cifra no es fija, si no que varía a lo largo del tiempo. Actualmente se sitúa en el 19%.

La tributación de las ganancias obtenidas a través de la inversión en crowdlending tributa como rendimientos del capital mobiliario, es decir, operan de la misma manera que los rendimientos obtenidos en un depósito bancario.

En el momento de realizar la declaración de la renta, el resultado de los rendimientos de capital mobiliario se incluyen en la casilla 39 del impuesto de la renta.

Declaración de las pérdidas obtenidas a través de crowdlending

Para reconocer una pérdida patrimonial en las operaciones de crowdlending, actualmente, es necesario que se de algunas de las situaciones siguientes:

  • Cuando adquiera eficacia una quita establecida en un acuerdo de refinanciación judicialmente homologado.
  • Cuando en situación de concurso adquiera eficacia el convenio en el que se acuerde una quita o concluya el procedimiento concursal sin que se hubiera satisfecho el crédito salvo que se acuerde la conclusión del concurso por las causas establecidas en la normativa concursal.
  • Cuando se cumpla el plazo de un año desde el inicio del procedimiento de reclamación judicial (distinto del concurso) sin que este haya sido satisfecho

¿Cómo incluyo los datos en la declaración?

Dependiendo de la plataforma en la que se opere, puede realizar la retención la empresa que obtiene la financiación o la propia plataforma de crowdlending.

MytripleA, como plataforma de crowdlending, se encarga de retener y declarar a Hacienda de manera trimestral el modelo 123, y anualmente el modelo 193, movimientos oportunos para facilitar el procedimiento.

El inversor encontrará los datos automáticamente en su declaración, únicamente tiene que comprobar que la información es correcta. Además, MytripleA proporciona información individualizada con el desglose de todas las retenciones efectuadas en las empresas en las que el inversor ha invertido para poder cotejar los datos de manera sencilla, y únicamente en el caso de faltar algún dato en la declaración será necesario añadirlo.

En este último escenario MytripleA estará disponible a lo largo de todo el procedimiento por si existe alguna duda o necesita ayuda.