El mercado estadounidense pretende abrir el mes de febrero en positivo, después de que ayer, tanto el S&P 500 como el Dow Jones, perdieran niveles de soporte. Los futuros del S&P 500 suman un 0,27%, los del Nasdaq un 0,29% y los del Dow Jones un 0,40%. Todo ello a la espera del dato oficial de empleo del mes de enero. En el mercado de divisas, entre tanto, el euro-dólar continúa con las subidas tras romper la resistencia de los 1,35 dólares.

El mercado estadounidense espera el decisivo dato de empleo del mes de enero en verde. Los economistas encuestados por Briefing.com predicen que EEUU agregó 180.000 empleos en enero, frente a 155.000 en diciembre. La tasa de desempleo se espera que caiga hasta el 7,7%, desde el 7,8% del mes anterior. ¿Contribuirá este dato a dar un espaldarazo a las bolsas estadounidenses que dudan en zona de máximos? “Ahora no existen motivos para subir a corto plazo y un buen dato de paro en EEUU tampoco tendría un efecto de tracción importante sobre las bolsas”, dice Daniel Pingarrón Salazar, estratega de mercados de IG.
 
Además, la Oficina del Censo publicará datos sobre el gasto en construcción de diciembre. El Instituto de Gerencia y Abastecimiento también publicará su índice manufacturero mensual, y la Universidad de Michigan sacará a la luz los datos sobre la confianza del consumidor.

En el plano corporativo, las gigantes petroleras como Exxon Mobil y Chevron reportarán sus resultados trimestrales. Las cuentas de Exxon llegan en el momento en que recupera su título de compañía con mayor capitalización bursátil del mundo, luego de ser destronada en 2011 por Apple. Las fuertes caídas de las últimas semanas de la tecnológica relegan a la compañía de la manzanita a una segunda posición.

El índice Standard & Poors 500 acumuló subidas del 5,2% este enero. Desde 1997 no había tenido tan buen comienzo de año. El índice de referencia de la bolsa estadounidense superó los 1.500 puntos durante el mes por primera vez desde diciembre de 2007, aunque ayer a cierre se colocaba por debajo.