El primer fabricante mundial de automóviles Toyota está presionando a sus proveedores para lleven a cabo una reducción de precios del 30%, con el fin de disminuir sus costes y de aumentar su liquidez, según indicaron fuentes cercanas a la compañía. La corporación automovilística japonesa comunicó a sus proveedores su intención de que reduzcan sus precios de componentes y de piezas para futuros automóviles en un 30%, según informa el diario 'Financial Times'.