Total va a suprimir más de 550 empleos en sus actividades petroquímicas y de refino en Francia, según las cifras comunicadas hoy a los representantes de los trabajadores, aunque la compañía petrolera insistió en que el ajuste no conllevará despidos.

La Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), algunos de cuyos miembros participaban en un comité de empresa extraordinario en la sede de la compañía, en las afueras de París, indicó que la reducción de efectivos supondrá la eliminación de 615 puestos de trabajo, mientras la Confederación General del Trabajo (CGT) los cifró en 555.

Ambos sindicatos coincidieron en que el centro más afectado -en torno a la mitad del ajuste- será el complejo de Gonfreville en la costa de Normandía

La planta de Notre Dame de Gravenchon, donde trabajan 54 personas, cerrará completamente, e igualmente se ven concernidas por la reestructuración otras como Carling o Mont/Lacq, así como la sede del grupo en el barrio de negocios de La Defense, en las afueras de París.