Toshiba anunció hoy que entre abril y junio (el primer trimestre de su año fiscal 2008) sufrió pérdidas de 11.600 millones de yenes (108 millones de dólares) a causa del mal comportamiento del mercado de memorias flash. Estos resultados negativos contrastan con los del mismo periodo del año pasado, en el que la compañía japonesa obtuvo un beneficio neto de 20.630 millones de yenes (191 millones de dólares). Las ventas de Toshiba entre abril y junio se redujeron un 3% respecto al mismo periodo del año anterior y se quedaron en 1,62 billones de yenes (14.885 millones de dólares), lastradas por un yen encarecido respecto al curso pasado. Entre los sectores que perjudicaron más los resultados de Toshiba estuvieron los productos digitales, con una caída del 3% en las ventas, o el de electrodomésticos, con una reducción del 8%.