Duro Felguera sube más de un 18% en la sesión de hoy y alcanza los 0,5350 euros.   Una revalorización que se suma al 37% que suben los títulos en las cuatro primeras sesiones del año. Subida que coincide con la reestructuración que podría anunciar hoy la cúpula directiva de la compañía. 

De hecho, tal y como indica El Confidencial, “los cambios, que podrían anunciarse hoy,  supondrán un cambio total en el comité de dirección y puesta en marcha de medidas de recortes de costes necesarias para evitar la quiebra”. Cambios que se producen con la máxima aceleración antes de que llegue el 15 de enero, fecha que dieron los acreedores para refinanciar su deuda.

Una fecha que se concedió a mediados de noviembre, tras la dimisión del entonces presidente de la compañía, Antonio del Valle, cuando la banca acreedora prorrogó la renovación de los avales hasta mediados de  este mes por importe de 31 millones de euros, lo que ha permitido a la compañía continuar su actividad.

En el mercado sin embargo se rumoreaba sobre la posibilidad de un “caballero blanco” que salvase a la compañía, lo que hizo que la compañía reconociera ante la CNMV que no había novedad alguna en el proceso de desinversión en negocios y activos no estratégicos, conversión de deuda financiera y ampliación de capital con la entrada de nuevos socios.

En estos días además, el grupo se ha visto obligado a revisar a la baja tres proyectos en curso, por desviaciones en la estimación de costes de los mismos.  Proyectos que son los de Recope, Fluxys y Vuelta de Obligado y que afectarán significativamente a la compañía en las cifras del conjunto del año.

Los movimientos extremos que se han visto en la compañía en las últimas jornadas se producen ante la acuciante necesidad del grupo de buscar nuevos socios o inversores dispuestos a inyectar capital por hasta 150 millones de euros, así como en su plan de desinversiones de activos. Los vaivenes que ha experimentado la compañía en las últimas jornadas – el pasado viernes se dejó más de un 15% tras subir un 40% el día anterior – no le permiten salir de la tendencia bajista en la que está metido el valor, tanto a medio como a largo plazo. No sorprende viendo que sus títulos cerraron 2017 con una pérdida de más del 70%.

El volumen al alza es quizás el único incentivo que tiene la compañía, según los indicadores, para seguir subiendo con un momento y una volatilidad son factores que tampoco juegan del lado de ver subidas en la compañía.