Telefónica podría ofrecer más de 3.000 millones de euros a Portugal Telecom para tener el control exclusivo de Vivo, la mayor empresa de telefonía móvil de Brasil. Además, Telefónica vendería el 10% que posee en Portugal Telecom como parte del acuerdo.