Swedbank, el mayor banco de la región báltica, prepara una ampliación de capital de 2.100 millones de dólares (15.000 millones de coronas suecas), la segunda en menos de un año, para aumentar sus reservas y devolver el dinero que pidió prestado al Estado. La acción ha llegado a caer cerca de un 10% en la jornada.