El gobierno sueco prevé una recesión del 4,2% para 2009, la más importante desde 1939, así como un retorno del desempleo masivo, según las nuevas previsiones muy pesimistas anunciadas hoy, aunque calcula que el crecimiento económico volverá en 2010.