Es cierto que no es la subasta más importante de la semana para nuestro país vecino, pero en un mercado de deuda revuelto todo cuenta. Italia ha colocado 567 millones de euros a una rentabilidad del 7,3%, muy por encima de la exigida en una subasta de las mismas características celebrada en marzo de 2010.

Italia ha colocado hoy bonos ligados a la inflación por un total de 567 millones de euros, por debajo del objetivo previsto, que eran 750 millones de euros.

Los bonos, con vencimiento en 2013, rinden un 7,3%, y la demanda fue de 2,16 veces la oferta. El tesoro italiano no vendía este tipo de bonos desde mazo de 2010: entonces pago un 2,19%.

Italia tiene mañana un test mucho más importante: debe colocar 8 millones en bonos con tres vencimientos distintos, incluido uno de 10 años.