Esta mañana era el turno de Italia y las expectativas se han cumplido. Roma ha colocado 3.500 millones de euros en bonos a tres años, pero a base de pagar una rentabilidad disparada desde el 4,93% anterior, al 7,89% que se ha pagado hoy. El total de la subasta asciende a 7.500 millones de euros.

Los inversores desconfían del futuro italiano más cercano y ha quedado palpable en la subasta celebrada hoy.
El Tesoro italiano ha colocado un total de 7.500 millones de euros con vencimiento en 2014, 2020 y 2022, pero ha tenido que pagar un alto precio otra vez. La rentabilidad del bono a tres años se ha situado en el 7,89%.

En concreto, colocó 3,500 millones de euros en bonos a tres años, con una rentabilidad en el 7,89%, muy por encima del 4,93% que tuvo que ofrecer en la anterior subasta similar, celebrada el pasado 28 de octubre.

En el caso de los títulos con vencimiento en 2020, adjudicó 1.500 millones de euros a un interés del 7,28%, desde el 5,47% ofrecido en septiembre.

Además, ha vendido un total de 2.500 millones de euros en bonos con vencimiento en 2022. En este caso, el rendimiento subió al 7,56% frente al 6,06% de octubre.