Sony Ericsson ha anunciado este viernes que sus ventas y beneficio neto del segundo trimestre se verán afectados negativamente por la ralentización de la demanda de móviles de gama media y alta y por el retraso en la entrega de nuevos productos durante el trimestre. La compañía, empresa conjunta entre la sueca Ericsson (ERIC) y la japonesa Sony ha explicado que planea entregar alrededor de 24 millones de teléfonos durante el periodo, a un precio medio estimado de 115 euros, lo que en total supone unos 2.760 millones, de acuerdo con los cálculos de Dow Jones Newswires