La firma automovilística checa Skoda, propiedad del consorcio Volkswagen, ha iniciado la producción en su planta de Mladá Boleslav (República Checa) de un nuevo motor de gasolina de 105 caballos que también se montará en modelos de la marca española Seat, informó hoy la compañía en un comunicado. Asimismo, este nuevo motor de 1.2 litros sobrealimentado, que se compartirá con otras marcas del grupo Volkswagen, como Audi y Volkswagen, tiene inyección directa de gasolina, lo que permite experimentar una reducción de consumo.