Los tres principales sindicatos de clase, UGT, CC.OO. y CIG, apostaron hoy por una fusión de las dos cajas gallegas --Caixa Galicia y Caixanova-- y coincidieron con los criterios que defiende la Xunta de garantizar la solvencia y la galleguidad, pero reclamaron, además, que se salvaguarden el empleo y la naturaleza jurídica de las entidades.