De los datos económicos que hemos conocido en Asia, la referencia de producción industrial “ha sido una grata sorpresa. La inflación del 2.7% no pone en riesgo el crecimiento por lo que son buenas noticias pero tardan en traducirse en subidas europeas”, admite Javier Urones, analista de XTB. Divisas como el dólar neozelandés o el australiano, que tienen gran relación con las exportaciones chinas, no se están viendo afectadas por estos datos y continúan las caídas. 

En Europa las referencias llegarán de las balanzas comerciales. Los pronósticos apuntan a que Europa da síntomas de recuperación. “A nivel nacional lo estamos viendo en datos como los d empleo y lo que necesitamos es apuntalar este crecimiento que parece que estamos comenzando”. Un dato que no llegará de las importaciones, que han caído pues el tipo de cambio no nos favorece. Draghi trata de depreciar al euro “pero no lo logra y esto viene más por la bajada de las importaciones que por la subida de las exportaciones”.

Desde el BCE se reducen los tipos para reducir impacto en el euro. “Tras los movimientos que ha tenido tanto la FED como el Banco de Japón, ahora el Banco de Inglaterra está pendiente de lo que haga el BCE y este a su vez de las elecciones en Alemania. Si sale Merkel como Canciller, Draghi tratará de presionar ya no para mantener tipos sino para intenta bajarlos”.

En Estados Unidos el dato de ventas al por mayor seguirá en línea con lo esperado. Es cierto que el dato anterior daba una contracción del -0.5% sería notable ver una confirmación de subida y lo que haría sería activar de nuevo esos rumores de retirada de estímulo