El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo se saldó sin cambios en el tipo de interés de referencia (0,75%), sin grandes pistas respecto a futuros movimientos, y con un Presidente Mario Dragui que mostró ciertas dosis de optimismo confirmando la estabilización y gradual recuperación económica de la zona euro en 2013 y haciéndose eco de la notable mejoría en los mercados de crédito.

Respecto a la recuperación de la economía del Área euro lo cierto es que los últimos indicadores adelantados correspondientes al mes de diciembre han dado buena cuenta de ello. El PMI composite (indicador compuesto por el índice de manufacturas y de servicios) se ha situado en 48,3 puntos, lo que implica una la media del trimestre en 47,1, un nivel que es máximo desde el primer trimestre de 2012, aunque todavía es compatible con una caída del PIB en el cuarto trimestre (históricamente un PMI composite por debajo de los 50 puntos ha sido compatible con una caída del PIB en el trimestre).

Relación entre el crecimiento del PIB del Área euro y el PMI Composite
Fuente: Elaboración propia, Eurostat y Bloomberg

Con la economía europea en mínimos pero estabilizada, y con los mercados de crédito en clara mejoría (el volumen de deuda emitido por compañías españolas en los últimos 10 días ha superado los 5.300 millones de euros, en comparación con los 11.550 millones que se alcanzaron en el último trimestre de 2012), creo que las probabilidades de asistir a un nuevo recorte en el tipo de interés de referencia son reducidas. Los avances en torno al precipicio fiscal en Estados Unidos, y la recuperación de algunas economías emergentes de referencia, pueden ser también un punto de apoyo adicional a que la situación de la economía europea se estabilice y mejore, restando presión al Banco Central Europeo. Lo que está claro, y en base a la experiencia de los últimos años, es que todavía es pronto para lanzar las campanas al vuelo, pero lo que sí hay que reconocer es que la situación hoy en día es mejor que hace unos meses.

Con este panorama como telón de fondo y como ya he comentado en otras ocasiones, estamos en un entorno propicio para asumir posiciones en activos de mayor riesgo, y más aún si tenemos en cuenta la baja expectativa de rentabilidad de los depósitos tras la decisión tomada por el Banco de España hace unos días. La deuda corporativa de calidad y de la zona euro, a pesar del rally del año pasado, sigue siendo una buena alternativa de inversión a los activos monetarios y a la deuda pública, aunque si es verdad que no podemos esperar los rendimientos obtenidos por este tipo de activo en el último año: en media, los fondos que invierten en títulos de renta fija corporativa de calidad de la zona euro, y en títulos con una duración entre 3 y 5 años, se han revalorizado más de un 10% en 2012.

Algunos de los fondos con mejor binomio rentabilidad / riesgo que encajan dentro de esta categoría de activo, y con una filosofía de inversión basada en invertir en compañías con elevada calidad crediticia, con buenas perspectivas de crecimiento, con reducido grado de endeudamiento y en títulos que tengan una duración media (máximo 5 años), son el AXA WF Euro Credit Plus y Schroder Euro Corporate Bond.

Evolución de los fondos AXA WF Euro Credit Plus y Schroder Euro Corporate Bond.

Fuente: Allfunds Bank