El director adjunto de Estudios del Grupo Santander, Antonio Cortina, vaticinó que España saldrá de la recesión económica en primavera, pero ve necesario acometer reformas que establezcan un nuevo modelo de crecimiento "más estable" y que no se centre exclusivamente en la construcción como único motor de la economía para que esta recuperación sea "más intensa".
Cortina, que participó hoy en la jornada 'El Camino hacia la recuperación. Iniciativa para salir fortalecidos de la actual situación económica', organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección APD Zona Levante, Banco Santander y la consultora Hay Group, recalcó que para garantizar esta recuperación el Gobierno central y autonómicos deben actuar de manera "coordinada" en la aplicación de estos procesos de reforma.

Así, constató que en los últimos tres meses las expectativas de crecimiento han cambiado a nivel global, los resultados económicos han ido "mejor de lo que se esperaba" y se prevé que se mantenga, aunque esta mejoría de la situación dependerá del país y del sector.

En España, mantuvo que "todo apunta" a que la recuperación será "más modesta", porque "la recesión empezó más tarde y teníamos algunas debilidades acumuladas y desequilibrios más intensos que en otros países", explicó. Aún así, consideró que a mediados del año que viene, en la próxima primavera, se obtendrán tasas de crecimiento positivas y a partir de ahí dependerá "de qué iniciativas tomen los Gobiernos autonómicos y central, porque en su mano estará que este crecimiento sea más intenso" ya que "no es algo que esté escrito".

En ese sentido, reclamó reformas y establecer "un modelo de crecimiento distinto en el que el sector residencial todavía tiene mucho que digerir de los excesos registrados". De hecho, opinó que a corto plazo este sector no será el motor de la economía y en ese sentido mantuvo que en el nuevo modelo "no hay un sector que tenga que tener el protagonismo", sino que debe conseguirse "un crecimiento equilibrado con una base más amplia".

Además, apuntó que la construcción es el sector que "mayor necesidad de ajuste" precisa por el "exceso de oferta" que presenta unido a "una caída de la demanda y una sobrevaloración de precios" como consecuencia de "un boom muy intenso y prolongado". "Hace falta que se absorba el exceso de la demanda y se estabilicen los precios, lo que no se producirá a corto plazo", barruntó.

Cortina destacó que en España "se han adoptado algunas medidas importantes", como el resto de países desarrollados, con lo que el déficit público ha aumentado. Por ello, juzgó "difícil precisar si las medidas han sido las más adecuadas", aunque "era una necesidad combinar lo más eficaz con lo más rápido en un momento en el que la economía estaba cayendo muy deprisa".

En todo caso, expuso, "eso ha ayudado a recomponer los balances financieros de las familias y de las empresas, las tasas de ahorro han subido, las tasas de exceso de inversión se han corregido y eso es una condición necesaria para empezar a crecer, un proceso que en España está bastante avanzado", destacó.

Ahora, indicó que los procesos de reforma deben abarcar distintos ámbitos desde cómo garantizar la estabilidad de las finanzas públicas a cómo aplicar la directiva de servicios de la CE y ver qué no funciona en el mercado laboral con el fin de "sentar las bases para que sea el mercado con un buen marco institucional el que decida qué sectores y cómo vamos a crecer".

Cortina señaló que cuando la tasa de paro "sube tan rápido está claro que algo no funciona" y "hay que ver qué es y desde luego algo habrá que revisar".

Por otro lado, sobre las críticas por la dificultad de concesión de créditos bancarios, replicó: "tuvimos un proceso de crecimiento muy intenso para familias y empresas y es normal que en una recesión disminuya la demanda y ahora lo importante es que la demanda de crédito solvente sea satisfecha por las entidades".

Por último, criticó que el sector exportador español está demasiado centrado en productos de tecnologías medias o medias bajas y centrado en Europa, en un 70%, por lo que aconsejó "diversificar mercados, sobre todo en las economías emergentes como Asia o Latinoamérica" y apostar por una "tecnología más alta y no tan sensibles a variables de precios y a la competencia de economías emergentes para ganar en eficiencia".

DIFERENCIAS EMPRESARIALES

Por su parte, el socio director de Hay Group, Jorge Herrero, apuntó que "no todas las empresas están en la misma situación ni lo está pasado igual de mal". De hecho, comentó algunas empresas todavía tienen necesidad reducir costes, otras ya se están adaptando a las nuevas reglas del juego del mercado y algunas, quizá porque se lo veían venir", ya han invertido en I+D+i y ya son competitivas incluso en el mercado exterior.

Así, señaló que los sectores más perjudicados por la crisis, además de la construcción, son el cerámico, por su dependencia al residencial, el sector del automóvil y la empresa auxiliar, aunque últimamente se ha activado por los programas de ayuda, así como todo el relacionado con el mercado turístico. Por contra, citó entre los que están en mejor situación al relacionado con la salud y la dependencia, mientras que en el financiero hay empresas en todas las situaciones.

Por ello, aconsejó a las empresas no centrarse exclusivamente en los costes sino en el crecimiento como la innovación para poder diversificar e "invertir esfuerzo y dinero en la eficiencia de las redes comerciales para fidelizar y crear nuevos clientes".