El Banco Santander ha colocado entre inversores institucionales una emisión de bonos, en su mayoría de deuda subordinada a 10 años, con un volumen cercano a los 3.700 millones de euros enmarcada en la compra del holandés ABN Amro. Esta emisión de deuda, que terminó de colocarse anoche en el tramo destinado al mercado estadounidense, incluye deuda subordinada por 800 millones de libras (unos 1.150 millones de euros) a un interés de Libor más 0,90 puntos, 1.500 millones de euros, también en deuda subordinada a 10 años, con un interés de euribor más 0,90%. Además, se colocaron 1.500 millones de dólares (1.050 millones de euros) en deuda perpetua, pero que da al banco la opción de amortizarla a partir del décimo año en periodos trimestrales, con un interés Tesoro más 2,17 puntos. Esta operación, que se cobrará el próximo 24 de octubre, se enmarca en la compra, realizada junto a Royal Bank of Scotland (RBS) y Fortis, del holandés ABN Amro por unos 70.500 millones de euros, de los que al Santander le corresponden 19.850 millones.