Las nuevas acciones emitidas en Wall Street de la filial brasileña de Santander han fijado su primer cambio en 13,30 dólares, con un descenso del 1% respecto al precio fijado en su colocación.