Por la tarde, los abogados de Rayet explicarán a los magistrados las razones de su demanda contra la dirección de Eiffage (donde tienen un 4,1%), también para pedir la nulidad de esa decisión de la mesa de la asamblea, tomada con el argumento de que Sacyr actuaba de concierto con los otros accionistas españoles para hacerse con el control de la empresa.Sacyr, al ser impedido a entrar en el consejo de Eiffage en la alborotada junta de abril pasado, lanzó una oferta sobre la parte que no controlaba en el grupo francés que fue invalidada a finales de junio por la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) al estimar que actuaba de concierto con al menos seis de los accionistas españoles.Esa invalidación de la AMF fue recurrida por la compañía de Luis de Rivero ante el Tribunal de Apelación de París, que celebrará una audiencia sobre el caso el próximo 5 de febrero, y debería dar a conocer su dictamen unas semanas después.Desenlace judicial del conflictoEse dictamen, que se considera fundamental para el desenlace judicial de este conflicto, dilucidará en particular si considera demostrado que hubo accionistas españoles que estaban compinchados con Sacyr para hacerse con el control de Eiffage sin lanzar una oferta como obliga la normativa bursátil.El tiempo transcurrido desde el comienzo del contencioso ha modificado las estrategias empresariales de los principales actores, y Sacyr ha señalado que podría ceder su participación a cambio de disponer de la concesionaria de autopistas APRR.A mediados de mes, la presidencia francesa organizó en el Elíseo un encuentro entre Rivero y el presidente de Eiffage, Jean-Francois Roverato, que, según los elementos que filtraron, sólo sirvió para poner en evidencia una vez más sus diferencias.