Sacyr Vallehermoso y Rayet tienen hoy sendas vistas en el Tribunal de Comercio de Nanterre para exponer los argumentos de las respectivas denuncias que tienen presentadas contra su participada francesa Eiffage. Las dos compañías persiguen que se anule la última junta de accionistas de la francesa, en la que la dirección de esta compañía suprimió la mayoría de los derechos de voto a Rayet y a un colectivo de otros 88 accionistas españoles. Eiffage alega una supuesta concertación con Sacyr.