El grupo Sacyr Vallehermoso, a través de su filial de tratamiento de agua y desalación (Sadyt), ha entrado en el mercado israelí con un contrato para el diseño y construcción de una planta desaladora por importe de 300 millones de euros. Sadyt ostenta el 66,6% del consorcio que construirá la desaladora en la localidad de Ashdod. En el consorcio también participa la empresa local Minrav.