La aerolínea irlandesa Ryanair demandó judicialmente a Francia, a quien reclama 113 millones de euros en concepto de daños y perjuicios por destinar ayudas que considera ilegales a la compañía gala Air France, informó hoy el presidente del líder europeo de vuelos de bajo coste, Michael O´Leary. La demanda, presentada el pasado día 10 de marzo en el Tribunal administrativo de París, sigue a una denuncia que Air France trasladó a finales de 2009 a la Comisión Europea (CE), en la que recrimina a la firma irlandesa que presione a pequeños aeropuertos en Francia y otros países europeos para subvencionar su instalación. Según las declaraciones del máximo responsable de la aerolínea de bajo coste, es Air France quien ha recibido ayudas del Estado, no Ryanair, aseguró O´Leary, quien cifra esas subvenciones ilegales en más de 1.000 millones de euros.