El primer ministro ruso, Vladimir Putin, presentó el jueves una revisión de los presupuestos de 2009, que por primera vez en casi una década prevén un déficit público. En una reunión televisada de su gabinete, Putin dijo que el déficit se elevaría a 90.200 millones de dólares, es decir, un 7,4% del Producto Interior Bruto (PIB). El primer ministro confirmó que, para compensar el déficit, se recurrirá al Fondo de Reservas, uno de los dos fondos soberanos rusos alimentados con ingresos petroleros.