El Royal Bank of Scotland (RBS), segundo banco del Reino Unido, tendrá que provisionar entre 1.600 y 1.900 millones de libras (2.200-2.700 millones de euros) debido a las pérdidas originadas por la hipotecas de alto riesgo estadounidenses, según estimaciones de los analistas de la firma Sanford Bernstein. Según esos expertos, el RBS debería comunicar en el informe de situación del próximo 6 de diciembre una dotación de 1.800 millones de libras por su exposición a las problemáticas hipotecas y otros 100 millones por acuerdos de préstamos apalancados paralizados.
Esas cifras incluyen las pérdidas de los negocios del ABN Amro que se ha adjudicado el RBS tras repartirse la entidad holandesa con sus otros dos socios en la compra, el español Santander y el belga-holandés Fortis. Según el informe de Sanford Bernstein, el Royal Bank presentará la próxima semana unos resultados "pro forma" (calculados expresamente e incluidos los de ABN) de los nueve primeros meses del año, hasta el 30 de septiembre. "El RBS ha estado muy callado, algunos dicen que inquietantemente silencioso, desde que presentó sus resultados semestrales el pasado 3 de agosto y desde que completó la adquisición del ABN el pasado 5 de octubre", aseguran esos expertos. Añaden que, al contrario que Barclays, que perdió la batalla por el ABN y se ha dotado de una provisión de 1.300 millones de libras (unos 1.800 millones de euros), el RBS no ha dicho nada de los resultados de su división de inversiones ni de su exposición a las hipotecas de alto riesgo estadounidenses. Los grandes bancos mundiales han estado invirtiendo en los últimos años en complejos y muy rentables instrumentos financieros respaldados por hipotecas de alto riesgo que ahora han resultado fallidos por culpa de la crisis del sector hipotecario en EEUU. Los analistas de Sanford Bernstein, dedicada a la gestión de patrimonios, califican las posibles pérdidas del RBS de "significantes pero no catastróficas" y no creen que la entidad vaya a reducir sus ganancias este año. El Barclays ya advirtió esta semana de que no espera ganar en 2007 más de lo que ganó en 2006 y podría incluso reducir algo su beneficio bruto de 7.136 a unos 7.099 millones de libras (de 9.990 a 9.940 millones de euros al cambio de hoy). El Royal Bank, que no ha querido comentar el informe de Sanford Bernstein, informó hoy de que retendrá la compañía británica de corretaje de bolsa para empresas Hoare Govett, obtenido en su paquete de activos en la compra del ABN Amro, para ampliar el negocio en ese sector.