La entidad escocesa está estudiando una ampliación de capital de unos 5.000 millones de libras, con el objetivo de equilibrar su balance, según publica la prensa británica. Royal Bank of Scotland (RBS) estaría barajando esta decisión con las autoridades financiera de Reino Unido, como consecuencia de las restriccones de crédito, informa el Daily Telegraph.