La inmobiliaria Riofisa, propiedad del grupo Colonial, registró en los nueve primeros meses del año un beneficio neto atribuible de 4,5 millones de euros, el 90,2% menos que en el mismo periodo del año anterior, como consecuencia de la caída de las ventas de activos comerciales. Inmobiliaria Colonial se hizo con el 99,41% del capital social de Riofisa en una opa amistosa resuelta el pasado mes de agosto, si bien la fusión de ambas compañías no será efectiva hasta el 1 de enero de 2008. De acuerdo con las cuentas remitidas por la sociedad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los ingresos totales del grupo cayeron el 35,6%, hasta 207,7 millones de euros, en tanto que el beneficio bruto de explotación disminuyó el 58,1%, hasta 34,9 millones de euros. Asimismo, el beneficio neto se redujo como consecuencia del ajuste en el impuesto de sociedades de 9,4 millones de euros más unos intereses de demora de 2,3 millones derivados de una inspección parcial de Hacienda. Dentro de la facturación total registrada por la inmobiliaria en los nueve primeros meses de año destaca el descenso del 70% de las ventas de activos comerciales, que cayeron de 273 a 82 millones de euros. Por el contrario, las ventas de promociones empresariales y comerciales crecieron el 285,6%, hasta 85,6 millones de euros, en tanto que los ingresos por alquileres aumentaron el 71,6%, hasta 29 millones de euros.