Rio Tinto aludió a la posibilidad de prolongados retrasos en su sociedad de mineral de hierro Simandou en Guinea Bissau, valorada en 6.000 millones de dólares, si el gobierno del país africano sigue presionando para que se revise la concesión minera del grupo. Sam Walsh, consejero delegado de la división de mineral de hierro de Rio Tinto, señaló que el grupo se reunió con representantes del gobierno guineano esta semana con el fin de intentar resolver la disputa sobre Simandou, proyecto que la empresa ha estado promoviendo en el marco de su defensa contra la oferta hostil presentada por BHP Billiton. La discusión con Guinea Bissau saltó a la luz pública el pasado mes, cuando Rio Tinto dijo que la oficina del presidente del país le había enviado una carta cuestionando la validez de la concesión.