Las acusaciones chinas de que algunos ejecutivos de Rio Tinto han costado al país más de 100.000 millones con el robo de secretos de estado han revivido los temores a un enfrentamiento entre la empresa minera y su mayor cliente de mineral de hierro. Analistas y agentes dijeron que las últimas afirmaciones por parte de China están alimentando el temor de los inversores a que la detención de cuatro empleados de Rio por supuesto robo de secretos de estado dañe a la empresa y esté afectando a las acciones cotizadas en Australia. Una página web en chino vinculada a la Oficina de Secretos de Estado del Partido Comunista dijo que los empleados de Rio habían cometido los delitos durante más de seis años, lo que llevó a las acerías chinas a pagar 700.000 millones de yuanes -102.000 millones de dólares- de más por el mineral de hierro.