Las acciones de Repsol pronuncian sus descensos en medio del rebrote de rumores sobre la nacionalización forzosa de YPF y, aunque la propia petrolera española ha negado haber recibido noticias por parte del gobierno argentino.

Aunque el gobierno argentino no ha confirmado sus intenciones de nacionalización, los pasos parecen, provincia por provincia, encaminarse hacia ella. De hecho, a las siete y media de la tarde, madrugada del viernes en la España, la presidente argentina, Cristina Fernández, compareció desde la Casa Rosada ante las cámaras de televisión, aunque no mencionó nada de YPF-Repsol. Después de esa comparecencia, la presidenta tenía previsto reunirse con los gobernadores de las 10 provincias petroleras del país aunque, finalmente, este encuentro no se llevó a cabo.

Y, aunque el Gobierno español se ha mostrado, hasta ahora, muy cauto con este tema, ayer el ministro de industria, José María Soria, declaró que "el Gobierno defiende los intereses de todas las empresas españolas, dentro y fuera. Si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad hacia esos intereses, el Gobierno los interpreta como gestos de hostilidad hacia España y hacia el Gobierno de España. El Gobierno lo que sí dice es que si hay gestos de hostilidad estos traerán consecuencias".

Desde Repsol han confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), vía comunicado, que no ha recibido notificación alguna por parte de las autoridades argentinas en relación con su participación accionarial en su filial YPF.

Entre tanto, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, no ha sido recibido aún por Fernández de Kirchner. No obstante, Brufau ha manifestado sus intenciones de aumentar la inversión en Argentina hasta en 3.500 millones de dólares (2.652 millones de euros). Sin embargo, para subsanar el déficit energético del país obligarían a Repsol-YPF a desembolsar unos 6.000 ó 7.000 millones de dólares, según publica El País en declaraciones de fuentes próximas a Repsol.

Desde que comenzaran a circular rumores sobre la posible nacionalización de YPF, sus acciones se han revalorizado un 7,42 % en la bolsa de Buenos Aires, mientras que Repsol se desploma en lo que va de año 26,44%.

YPF supone actualmente el un 60% de su producción de Repsol y un 20% del activo. Según Antonio Saéz del Castillo, presidente de Gemovasa, “Repsol no tiene descontado lo que pueda pasar con YPF. Lo llevo recomendando con posiciones cortas desde hace dos meses, pues se ha estado distribuyendo papel desde hace tiempo”.

TOTAL POSICIONES CORTAS EN REPSOL (fuente: CNMV)

Jesús Sánchez Quiñónez, director general de Renta 4, por su parte, comenta que “las actuaciones del gobierno argentino están poniendo de manifiesto la situación de la economía del país, pues tienen escasez de dólares y, desde hace meses, el gobierno está intentando desviar la atención de esto con YPF”. “YPF tiene el 30% de los hidrocarburos de Argentina pero, lo que está sucediendo, no solo afecta a Repsol, también de empresas de otros países. No obstante, valorando a cero YPF, el castigo ha sido excesivo para Repsol que ha caído más de un 20%”.

Técnicamente, Luis Francisco Ruiz, analista de Estrategiasdeinversion.com, comenta que “lo único positivo para aspirar a un rebote es que haya mucha sobreventa y espectacular incremento en el volumen de negocio. Si finalmente Argentina no se pone muy dura con la nacionalización de Repsol, podremos ver el rebote. En cambio, si las noticias son malas le veremos en los 17.03-16.89 euros. Si se está dentro, stop en los 16.89 euros pensando que puede tener más recorrido a la baja”.

En estos momentos, las acciones de Repsol ceden un 2,03% hasta los 17,60 euros.

GRÁFICO REPSOL: