Repsol ha comenzado la producción de petróleo y gas en el campo Shenzi, en aguas del Golfo de México estadounidense, una de las zonas de aguas profundas más atractivas del mundo en rentabilidad y potencial, informó hoy la compañía. En concreto, la producción se ha iniciado en una plataforma situada en el bloque Green Canyon 653, a 195 kilómetros de la costa de Luisiana (Estados Unidos), que se alimenta de siete pozos conectados a la plataforma que se ampliarán hasta un total de 15. La petrolera presidida por Antonio Brufau tiene una participación del 28% en el consorcio que opera Shenzi, en el que también participan BHP Billiton, con un 44% y que es el operador, y Hess Corporation, con el 28% restante.
La plataforma encargada de extraer los hidrocarburos tiene una capacidad de producción de 100.000 barriles de petróleo/día y 50 millones de pies cúbicos/día de gas. El desarrollo de la primera fase del proyecto se culminó antes del plazo previsto y de acuerdo con el presupuesto.

A finales de 2007 entró en producción el megacampo Genghis Khan, que es una extensión de Shenzi. Durante los últimos tres años, Repsol ha reforzado su posición en la zona, con la obtención de licencias en 72 bloques. Además, la petrolera española realizó la oferta ganadora por otros 20 bloques en última ronda de adjudicaciones en la zona.

El desarrollo exploratorio y de producción de petróleo en esta región es uno de los diez proyectos clave de la compañía en el periodo de vigencia del Plan Estratégico 2008-2012, que prevé inversiones por 28.000 millones.

El Golfo de México es considerado como una de las zonas más rentables de aguas profundas por la industria petrolera 'offshore'. La zona cumple con el objetivo de Repsol de incrementar la presencia de la empresa en países OCDE.