"Por razones de competencia tiene que haber agentes suficientes en el mercado. Tendría poca lógica que una operadora líder en la Península Ibérica fuese a comprar una parte de otra que también es líder en un país como Portugal", dijo Brufau, que viajó a Lisboa para la presentación de la guía turística Repsol Portugal 2007-08. Galp Energía inició ayer la OPV en la que se venderá el 25% del capital de la petrolera lusa que todavía controla el Estado portugués. El presidente de la petrolera hispano-argentina consideró que Portugal es un país "crítico" para la empresa, debido a que los dos países ibéricos son "muy potentes" para el grupo Repsol YPF.