Renta Corporación salió a Bolsa por un valor de 240 millones de euros y un precio por acción de 29 euros el pasado mes de abril. Después sufrió un "bajón", del que se ha "recuperado" y que pretende dejar atrás en el futuro, con el crecimiento del valor de las acciones, un objetivo que confirman los analistas consultados por la compañía y que Farré confía en que todavía sean mejores que las previsiones, ya que "los analistas siempre son conservadores", comentó. En declaraciones a Europa Press, Farré destacó el impacto positivo que ha tenido la salida a Bolsa en la compañía, entre otras cosas porque esta operación comportó un aumento de capital que "dobló la capacidad de inversión de Renta Corporación" en primavera.