Las cuentas públicas de Reino Unido continuaron deteriorándose en enero, cuando el endeudamiento neto del sector público aumentó en 4.300 millones de libras (3.168 millones de euros), un mes en el que las finanzas británicas no habían registrado nunca déficit desde que comenzaron a recopilarse datos en 1993, según informó la Oficina Nacional de Estadística de Reino Unido (ONS). Equivale a un 59,9% del PIB.