Las ventas minoristas en el Reino Unido cayeron con fuerza en febrero, influidas por la debilidad general en todos los sectores mientras la creciente recesión influye en la demanda del consumidor, dijo el jueves la Oficina Nacional de Estadística. Las ventas minoristas ajustadas bajaron un 1,9% mensual después de un aumento del 0,8% en enero revisado al alza, dijo la ONS, por sus siglas en inglés. Las ventas minoristas subieron un 0,4% anual después de un aumento revisado al alza de un 3,8% en enero. Estas cifras son mucho más flojas de lo previsto, ya que los economistas habían calculado de media una caída de las ventas del 0,4% mensual y un aumento del 2,5% anual, según una encuesta de Dow Jones Newswires.