La certidumbre cotiza cara estos días y ya ni los dirigentes políticos parecen caer de su lado. El Elíseo se ha visto obligado a media sesión a desmentir los rumores sobre un posible anuncio franco-alemán en relación a Grecia. Será mañana finalmente cuando tenga lugar una reunión telefónica Merkel-Sarkozy-Papandreu para forjar los lazos de una (nueva) alianza. Todo sea por salvar la unión monetaria que dirían algunos, mientras hay quien se comporta como auténticos chicharros: BBVA y Santander, arriba más de un 4%, Société Générale, disparada un 15%.

El Ibex 35 rebota en una jornada nuevamente marcada por la posibilidad de default heleno. La reunión vía telefónica que mantendrán mañana el presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, ha dado alas a la renta variable europea que sube con fuerza en parte gracias a los políticos –demasiado metidos en faena en los últimos tiempos-, en parte también de la mano de un puro y simple rebote técnico. Con este escenario, nuestro selectivo cierra la sesión con una subida del 2,53%, hasta los 7.834 puntos.

La banca ha sido la gran impulsora de las bolsas europeas. En concreto, dentro de la madrileña, son tres las entidades que encabezan la tabla. El Banco Santander se anota un rebote del 4,99% y escalada, de nuevo, hasta los 5,40 euros; mientras que su homólogo el BBVA hace lo propio un 4,33% arriba, en los 5,49 euros. Paradójicamente son dos de las entidades que durante la jornada de este martes han marcado mínimo de las últimas 52 semanas. La tercera en discordia, Caixabank, consigue el bronce con un 3,62% de ganancias.

Dentro de los blue chips, Teléfonica se anota un 3,1, mientras que la petrolera Repsol YPF otro 1,89%. Su socia y archienemiga en las últimas jornadas, Sacyr Vallehermoso, se libra sorprendentemente hoy de la quema y sube un 1,2%.

Mientras tanto, la zona roja de la tabla viene encabezada por IAG, un 1,8% abajo; seguida de Amadeus y Grifols, ambas con recortes inferiores al punto porcentual.


Europa sonríe ante la esperanza
Grecia sigue siendo el punto de mira de inversores y políticos, pero hoy parece haber virado hacia la luz gracias al énfasis germano por mantener unida la unión monetaria. Merkel se olía esta mañana que el plazo de expiración podría no ir más allá de los 13 años actuales de vida del euro y de camino a Finlandia empeñó sus esfuerzos en doblar el brazo a los finlandeses. Y a la vista de las últimas noticias lo ha conseguido: mañana reunión a tres bandas para conseguir garantías de pago por parte de Papandreu y Finlandia dispuesta a retirar sus exigencias bilaterales que tantas ampollas habían levantando entre los europeos.

Ni Wall Street ha impedido el rebote en Europa. El Dax germano ha cerrado con una subida del 1,85%, se coloca en los 5.166 puntos que tanto le ha costado remontar. Aunque Francia vuelve a recoger las mayores sorpresas de la mano de tres entidades: Société Générale, que rebota un 15%, BNP Paribas, más de un 7%, y Crédit Agricole, arriba un 6,7%. Auténticos chicharros al estilo Santander y BBVA en las últimas horas. Lo que depara la volatilidad, señores…

Aún así, el Cac 40 recupera un discreto 1,41%, en los 2.894 puntos, a la espera de lo que suceda mañana. Mientras que el Eurostoxx 50 sube otro 2% y, de momento, aguanta los 2.000 enteros que perdía en la jornada de ayer.

Al que también le ha sentado más que bien la decisión adoptada por el eje París-Berlín ha sido al euro que remonta hoy posiciones hasta colocarse en el 1,37%. El oro, por su parte, sigue siendo (y parece que por mucho) refugio para los más temerosos se mantiene en los 1.810 dólares en el mercado americano. Por cierto, que la bolsa neoyorquina se ha dejado querer por el optimismo europeo y a media sesión sus índices ya cotizan en verde.