El Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid ha admitido a trámite la solicitud que presentó un pequeño proveedor catalán para que la inmobiliaria Realia, participada por FCC y Caja Madrid, sea declarada en concurso necesario de acreedores -antigua suspensión de pagos- y le pague 301.000 euros. Por su parte, Realia ha informado de que presentará su oposición a dicha declaración.
La inmobiliaria controlada por Caja Madrid y FCC “presentará en plazo, escrito de oposición contra la Solicitud de Declaración de Concurso Necesario al entender que no concurre ninguno de los presupuestos establecidos en la Ley para la declaración de Concurso”, consta en la CNMV. Realia dice que la “reclamación obedece a discrepancias contractuales entre el solicitante y la sociedad en relación a las obras mal ejecutadas por el proveedor en una promoción de viviendas, cuya obra está en fase de liquidación con todos los proveedores”. Realia “reitera que hace reserva expresa de todas las acciones legales que le correspondan frente a la solicitante en salvaguarda de sus intereses y de los de sus accionistas”.

En un auto fechado el pasado 17 de junio, que fue notificado el lunes a las partes, el juez Javier García Marrero admite a trámite la solicitud de Instalaciones Feima y emplaza a la inmobiliaria a aceptar la petición u oponerse a ella en el plazo de cinco días desde la notificación del escrito. Instalaciones Feima presentó el pasado marzo su solicitud ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid, aunque finalmente fue trasladada al número 5, cuyo titular ha obligado al acreedor a aportar más datos sobre otros pequeños proveedores impagados, según admitió Roca.

Inicialmente, la empresa catalana reclamó 301.000 euros, de los que en la fecha de presentación de la solicitud estaban vencidos y eran exigibles 151.101 euros euros, aunque el resto han vencido en fechas posteriores.

Al igual que hizo el pasado abril, Realia insistió el lunes en que la deuda con Instalaciones Feima obedece a discrepancias contractuales con dicho proveedor, al tiempo que hizo hincapié en que la compañía está al día en sus compromisos de pago.

Fuentes cercanas a Realia insistieron además en que la compañía no sólo no tiene deudas con la empresa, sino que ésta le debe alrededor de 480.000 euros-que le fueron reclamados vía burofax- por los incumplimientos en los plazos y la mala ejecución de las obras contratadas.