Realia prevé realizar desinversiones por importe de 1.030 millones de euros en el periodo 2008-2010 y entrará en vivienda de protección pública (VPP) y libre "de precio asequible", así lo indicó hoy el consejero delegado de FCC, Baldomero Falcones. Se trata de dos de las iniciativas puestas en marcha por la inmobiliaria controlada por FCC y Caja Madrid para sortear la crisis que actualmente registra el sector de la edificación residencial. Pese a ello, la compañía prevé que su cifra de negocio se reduzca en un 11% en el periodo 2008-2010 y que su beneficio bruto de explotación (Ebitda) caiga un 5%, según los datos incluidos en el nuevo plan estratégico de FCC para el trienio.
Entre el resto de iniciativas destaca la de poner en marcha acciones comerciales para reducir el "stock" de viviendas actualmente en venta. Asimismo, la estrategia de Realia pasa también por realizar un "esfuerzo inversor" en patrimonio (1.400 millones de euros en el periodo) para reenfocar su negocio hacia la gestión de activos para explotarlos en alquiler. Pretende que este negocio constituya entre el 65% y el 70% del valor de sus activos. En cuanto a actividad de gestión de suelo, se dirigirá hacia las áreas geográficas de mayor demanda esperada (Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla). Por último, continuará potenciando su internacionalización, consolidando la presencia con que cuenta en Polonia y Rumanía y aumentando la que tiene en Francia. Plan inteligente Durante la presentación del nuevo plan estratégico de FCC, Falcones aseguró que Realia cuenta con un "inteligente plan de ajuste al mercado actual". A cierre de los tres primeros meses del año, Realia contaba con una cartera de preventas por valor de 20,4 millones de euros, un 47,3% inferior respecto a un año antes, con lo que el "stock" total se situó en 250,8 millones de euros, un 53,6% menos. La inmobiliaria explicó que estos datos respondían a "las dificultades de los compradores en la obtención de financiación y a la cancelación de varias promociones por motivos operativos". El 67% del "stock" corresponde a viviendas de primera residencia, y el 33% restante a segunda vivienda. Realia obtuvo un beneficio neto atribuido de 26,7 millones de euros durante los tres primeros meses del año, un 36,2% menos respecto al mismo periodo de 2007.