El presidente de PSA Peugeot Citroen, Christian Streiff, afirmó hoy que el grupo automovilístico ni cerrará ninguna fábrica en Francia este año ni llevará a cabo ningún plan social con despidos por la crisis, al tiempo que anunció que habrá nuevos modelos para las plantas francesas. Streiff, que comparecía ante dos comisiones del Senado francés en una sesión dedicada a la crisis del automóvil, subrayó que en 2009 y 2010 a cada una de las fábricas francesas de PSA se le encargará uno o varios de los nuevos modelos. "Todos nuestros nuevos modelos se producirán en Francia", señaló antes de confirmar que su empresa no tiene intención de cerrar plantas ni de despedir en el país en 2009.