El despacho Mas y Calvet, en representación de una profesora jubilada de 66 años, ha presentado hoy en los juzgados de instrucción de Madrid la primera demanda contra Barclays por los perjuicios que le ocasionó un producto de inversión a raíz la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers. Según un portavoz del despacho de abogados, la demanda defiende que la entidad financiera no facilitó toda la información relativa a las características y los riesgos del producto pese a que la clienta tenía un perfil de inversión conservador, por lo que consideran que el contrato es nulo y que Barclays debe reembolsar los 60.000 euros invertidos.