Presionado para que repare sus debilitadas finanzas, el Gobierno portugués anunció a última hora del martes que su déficit presupuestario ascendió hasta el 9,3% del Producto Interior Bruto en 2009, por encima de las previsiones, aunque se comprometió a rebajarlo en 2010 hasta el 8,3% del PIB.