La economía británica ha crecido a un ritmo del 0,8% en el segundo trimestre, gracias a la recuperación del sector manufacturero y a que el de servicios mantuvo su fortaleza, según datos provisionales del National Statistics.