El Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona creció el 2,7% y el de la UE, el 3%, en el tercer trimestre de 2007 en relación al mismo periodo de 2006. Los datos, que revisan las estimaciones realizadas por Eurostat el 30 de noviembre, confirman la aceleración que la economía europea registró en el tercer trimestre en relación al anterior, cuando el alza había sido del 2,5% y el 2,8% respectivamente. En términos intertrimestrales, el alza fue del 0,8% tanto en los trece países de la moneda común, como en el conjunto de la Unión, frente al 0,3% y al 0,5% respectivos del trimestre anterior.