Las cuentas de los clientes están a buen recaudo, ya que el banco participa en el fondo de compensaciones y reaseguramiento mutuo creado por la banca privada alemana.En 2007, el balance de situación de este pequeño banco con sede en Bremerhaven (norte de Alemania) y una dependencia en Fráncfort alcanzó los 120,4 millones de euros.Los débitos actuales ascienden, según el BaFin, a 25,9 millones de euros.El organismo de control anunció además que ha solicitado ante un tribunal de Bremerhaven la apertura del proceso de insolvencia del banco.