El organismo supervisor de la Bolsa alemana, BaFin, ordenó hoy el cierre temporal del banco Weserbank en vista del elevado monto de deudas acumuladas por la entidad financiera. El BaFin anunció que el banco sólo estará autorizado a efectuar transacciones relacionadas con el servicio de su deuda, pero no podrá aceptar o efectuar ningún otro tipo de pagos. El cierre, apuntó el citado organismo, no está relacionado con la crisis financiera internacional. "El colapso se habría producido en cualquier caso bajo las presentes condiciones administrativas", señaló una portavoz, que explicó que el banco ha llegado a una situación en la que no puede generar los beneficios necesarios para cubrir sus costes operativos.
Las cuentas de los clientes están a buen recaudo, ya que el banco participa en el fondo de compensaciones y reaseguramiento mutuo creado por la banca privada alemana. En 2007, el balance de situación de este pequeño banco con sede en Bremerhaven (norte de Alemania) y una dependencia en Fráncfort alcanzó los 120,4 millones de euros. Los débitos actuales ascienden, según el BaFin, a 25,9 millones de euros. El organismo de control anunció además que ha solicitado ante un tribunal de Bremerhaven la apertura del proceso de insolvencia del banco.