Royce & Associates, filial de la gestora Legg Mason, prevé una oportunidad de inversión en los valores tecnológicos. ¿La razón que aportan? Los bajos precios.


La gestora destaca que las compañías estadounidenses del sector tecnológico cuentan el nivel más alto del indicador Russel 2000, con dinero en caja por valor del 18% del valor de capitalización.

“La inflación se considera un escollo para los mercados y los beneficios empresariales, sin embargo, las acciones también representan a empresas con activos sólidos y capacidad para fijar precios”, según Frank Gannon, gestor de Royce & Associates.

“El sector tecnológico ha cambiado de forma radical en la última década. En los años noventa, muchos inversores consideraban la tecnología como un sector en permanente crecimiento que no experimentaba los cambios cíclicos que se asociaban a otros sectores. Ahora ocurre justo lo contrario y los inversores muestran excesiva cautela por su carácter cíclico. Por eso encontramos hoy descuentos atractivos en el precio de numerosos valores”, indica Gannon.

“Muchas small-caps del sector tecnológico actualmente registran un fuerte crecimiento en facturación y beneficios gracias a su alta exposición al exterior y el aumento de las inversiones empresariales”, tal y como comentó el gestor de Royce & Associates.