El presidente Barack Obama señaló el miércoles que tratará de obtener autoridad legal sobre el sistema financiero que permita al Gobierno Federal intervenir en asuntos contractuales, como los que permitieron a American International Group (AIG) pagar US$165 millones en bonificaciones de retención a empleados de su tambaleante división productos financieros.  El presidente informó que habló esta mañana con el titular del Comité de Servicios Financieros de la Cámara baja, Barney Frank, sobre la posibilidad de que se le confiera "autoridad de resolución" similar a la que tiene el Fondo de Garantía de Depósitos, o FDIC, sobre la entidades de ahorro y préstamos que regula. Eso permitiría que su Gobierno tenga la capacidad de anular contratos cuando pueda mostrar que estos no sirven al bien de entidades recientemente reguladas como AIG.