El banco Northern Rock, quinta entidad del Reino Unido por hipotecas, vuelvea caer este jueves en la Bolsa de Londres más del 20 por ciento después de que el Gobierno advirtiera esta mañana de que no garantizará el dinero de las cuentas que se abran a partir de este jueves. Se trata de otro varapalo para la contización de la compañía, que se ve perjudicada además por la posibilidad de que se preparen ofertas para comprarla por debajo de su valor.